20.10.12

Algunas verdades sobre DROGAS


Cada vez hay más jóvenes que se inician en el consumo de drogas y destruyen sus vidas arruinándolas.

La educación juega un papel vital en prevenir el consumo de drogas y con este artículo pretendo aportar mi granito de arena para la divulgación de los efectos dañinos de estas sustancias.
Está realizado desde un lenguaje cercano para que los jóvenes comprendan y les parezca interesante.



Definición de DROGA

La más utilizada en la actualidad es la determinada por  la Organización Mundial de la Salud (OMS), según la cual, droga es:
“toda sustancia que introducida en un organismo vivo por cualquier vía (inhalación, ingestión, intramuscular, endovenosa), es capaz de actuar sobre el sistema nervioso central, provocando una alteración física y/o psicologica, la experimentación de nuevas sensaciones o la modificación de un estado psíquico, es decir, capaz de cambiar el comportamiento de la persona, y que posee la capacidad de generar dependencia y tolerancia en sus consumidores”
Según esta definición no sólo son drogas la marihuana, el éxtasis, el LSD, la cocaína o la heroína, sino que también lo son el alcohol, el tabaco, la cafeína y algunos fármacos, puesto que el concepto de droga se refiere a que la modificación puede ser perjudicial o beneficiosa para el ser vivo y que dependerá del tiempo de administración, de la dosis  y las características del propio ser.
Para que una droga sea considerada como tal ha de cumplir las siguientes condiciones:
- Ser sustancias que introducidas en un organismo vivo son capaces de alterar o modificar una o varias funciones Psiquicas de este (carácter psicoactivo) .
- Inducen a las personas que las toman  a repetir su autoadministración por el aparente placer que generan.
- El cese en su consumo puede dar lugar a un gran malestar somático o psíquico (dependencia).
No tienen ninguna aplicación médica y si la tienen, son utilizadas con fines no terapéuticos.
Hay algunas palabras que también conviene definir para que queden claras:
Dependencia: La persona, tras un consumo más o menos regular, no sólo desea consumir, sino que la necesita de dos formas:
-  Psicológicamente: no podemos vivir sin droga
-  Físicamente: no podemos soportar los síntomas que ocasiona dejar de consumir.
Estos síntomas varían según la sustancia de la que se trate y constituyen el llamado
Síndrome de abstinencia: conjunto de molestias clínicas que aparecen al cesar el consumo de forma brusca
Tolerancia: se produce cuando nuestro organismo se habitúa a la droga y necesita cantidades mayores para conseguir los mismos efectos.
 
No todas las drogas afectan por igual a todas las personas:
Hay personas más sensibles a los componentes y con menos cantidad experimentan antes ciertas sensaciones y más intensamente.
A las chicas, además, les afectará el consumo de drogas cuando se queden embarazadas, incluso después de haber dejado el consumo.

Estas son las razones que suelen dar los jóvenes para explicar porqué empiezan a consumir
  • Para sentirse integrados con sus amigos
  • Como escape
  • Para relajarse
  • Están aburridos
  • Les hace sentir que son adultos
  • Para rebelarse
  • Para experimentar

Lo cierto es que todas ellas se resumen en una:
La gente toma drogas porque quiere cambiar algo de su vida

La creencia de que las drogas potencian la sexualidad es una de las principales razones por las que algunos jóvenes quieren probarlas, pero es una falsa creencia porque, como mucho, incrementan el deseo sexual pero en ningún caso está probado que ayuden a ser más potentes sexualmente.
Lo que sí les ocurre a los que las toman para el sexo, es que al no verse cumplidas sus expectativas su autoestima disminuye aún más y su problema se agrava.
Cuando bebes, fumas y pruebas otras sustancias no eres tan libre como crees, porque las drogas le roban a la vida las sensaciones y la alegría que al final son la única razón para vivir.
Las drogas son esencialmente venenos. La cantidad que se tome determina el efecto que causen.
Una pequeña cantidad da un estímulo (incrementa la actividad). Una cantidad mayor actúa como soporífero (reduce el nivel de actividad). Una cantidad aún mayor puede matar a la persona porque actúa como un veneno.
Esto es cierto para cualquier droga. Sólo varía la cantidad necesaria para lograr el efecto deseado.
El abuso produce trastornos psicológicos, que iciden negativamente en las relaciones de uno mismo con los demás. Al principio es la dependencia y el síndrome de abstinencia, pero con el tiempo los daños que se ocasionan en el cerebro son irreparables y tan graves que suelen llegar a ocasionar diferentes tipos de demencia.
En cuanto a los efectos físicos, pueden afectar físicamente a la movilidad, a la expresión facial y a la pérdida de fuerza física.
Las drogas también causan daños orgánicos, ya que afectan a diferentes partes del organismo.
Cuando eres consumidor de drogas, eres rechazado por la sociedad, la gente te señala y terminas llevando una vida marginal, que además te puede llevar a  más deterioro físico, a más enfermedad y a más consumo, incluso a la muerte.
Todo el mundo tiene la opción de estar vivo sin las drogas o de estar muerto con ellas.
Una mentira que dicen sobre las drogas es que ayudan a que la persona sea más creativa. La verdad es muy diferente. Lo cierto es que destruyen la creatividad.
Hay una escala de emociones desde el entusiasmo en la parte superior hasta la apatía . La gente se mueve en esta escala hacia arriba y hacia abajo según transcurre su vida.
Alguien que está triste podría tomar drogas para darse la falsa sensación de felicidad, pero no funciona. La droga eleva a la persona a un falso sentido de alegría, y cuando el efecto acaba cae aún más bajo de donde se encontraba al principio. Y la caída emocional es cada vez más y más profunda, destruyendo toda la creatividad que la persona tiene.
Se ha comprobado científicamente que los residuos de las drogas y otras toxinas si alojan en los tejidos adiposos del cuerpo y permanecen ahí, aún años después de haberlas ingerido, pudiendo afectar al individuo de forma adversa mucho tiempo después de que el efecto de la droga aparentemente desapareció.
Estos depósitos de drogas pueden desplazarse y empezar de nuevo a afectar a la persona reduciendo la percepción, causando agotamiento, produciendo un pensamiento confuso y muchos otros síntomas, lo que entorpece la capacidad y la conciencia.
El cerebro se deteriora. Después de un mes de consumir, el cerebro puede recuperarse, pero es difícil y nunca se recupera del todo, aunque dependerá del grado de deterioro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada